Una vez por semana, frota tu piel con bicarbonato mientras te duchas, para una sensación suave y sedosa. Esto también te servirá para remover los puntos negros.

  • Los tomates frescos pueden resultar muy buenos para esas zonas oleosas de tu piel. Eso sí, después de aplicarlo, limpia inmediatamente la zona pues tu piel podría ser sensible a él.
  • Para una nutrición cutánea, prueba con el aceite de oliva. Esta grasa saludable es buena no sólo para el corazón, sino que también es ideal para suavizar la piel bronceada.
  • Por otra parte, la yema de huevo mezclada con miel es una máscara natural excelente para la piel sensible. Sólo déjala en tu piel durante 20 minutos y limpia la zona.
  • Un gran tratamiento para la piel seca es el aguacate. Has una crema de aguacate, espárcela en tu rostro y limpia después de 20 minutos.
  • Y finalmente, asegúrate de beber ocho vasos de agua por día para también mantener tu piel cuidada desde adentro.