Cuando tenemos ganas de sentirnos bien, tanto por fuera como por dentro, nos surgen ganas naturales de hacer ejercicio para mantenernos en forma. Pero hay distintas maneras de encontrar ese estado de bien estar que todos ansiamos tener. Esto se logra a través de los hábitos. La palabra hábito, hace referencia a la conducta adquirida por la repetición en el tiempo de ciertos actos. Esto quiere decir, que para que ciertas costumbres saludables se transformen en hábitos, se debe ser constante y disciplinado. Es muy importante para lograr los resultados esperados.

Ahora vamos a ver que hábitos son recomendables tener para estar en forma y lograr que nuestro cuerpo y mente se encuentren al 100%.

Alimentación

Pensar que la alimentación es un combustible para el cuerpo es el mejor hábito para comer de manera responsable y sentirnos bien.

  • ¿Qué podemos incluir en nuestro desayuno?

Incluir frutas en el desayuno, es uno de los hábitos que sirven para adelgazar y, a su vez, obtener energía. Para esto, se deben ir variando durante la semana frutas como el Kiwi, que aporta el doble de vitamina C que el resto de los cítricos y aporta grandes cantidades de fibra que sirven para mantener la saciedad por más tiempo, los cítricos como la naranja, el pomelo y el limón sirven por la misma razón que el kiwi ya que aportan las mismas propiedades y sirven para el adelgazamiento. La sandía, aporta fibras y sirve como diurético y ayuda a expulsar todas las toxinas alojadas en el cuerpo. Por último, la palta ofrece el doble de potasio que la banana, nos aporta de omega 3, que son grasas saludables que ayudan a nuestro sistema cardiovascular y tiene muchas propiedades energéticas.

También debemos aportar proteínas en nuestro cuerpo. Lo podemos hacer mediante el huevo, las almendras y el queso que pueden ser incluídas en nuestro desayuno sin problemas. Las grasas saludables que podemos aportar a través de la leche desnatada, los frutos secos y la soja son infaltables y algunos hidratos de carbono como el pan, queso y frutas también son fáciles de aplicar.

  • Ejemplos de snacks saludables entre medio de las comidas importantes del día.

Es importante comer 5 veces como mínimo durante el día para mejorar la digestión, impedir los posibles atracones y ayudar al adelgazamiento y la sensación de liviandad. Para saciar la ansiedad o el hambre de manera responsable, podés incluir como hábito: tostadas de palta y huevo con jamón y queso, galletas integrales con mermelada, avena, cereales, frutos secos, huevo duro, yogurt light o un vaso de leche descremada y licuados de frutas con agua.

  • El hábito de la cena saludable

Muchos de nosotros, pensamos que cenar yogurt o una fruta es la respuesta para cenar liviano y cuidar nuestro cuerpo. Puede ser una buena opción en algunos casos, pero no necesariamente es una ley única. Si hemos realizado ejercicios, podemos tener una cena un poco más completa, no necesariamente pesada, que sirva para recuperar energías. Por ejemplo, una ensalada con pollo y queso, acompañar con una rebanada de pan integral, cremas de verduras acompañados con huevo picado o tortilla francesa, pescado o pechuga a la plancha con tomatitos cherry, etc. Se puede obtener una buena alimentación sin necesariamente recaer en comer todos los días lo mismo.

Ejercicio

  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes, osteoporosis, artrosis, obesidad, y muchas otras.
  • Evita la depresión y mejora nuestro estado de ánimo
  • Nos aporta de energía
  • Acelera el metabolismo, quemando con mayor velocidad las calorías y ayudando a mantener un peso saludable

Para que se transforme en un hábito, es importante la constancia y la actitud positiva. Es recomendable que para cada tipo de objetivo se realice el ejercicio adecuado, para esto, es bueno consultarlo con un médico. Habitualmente, se recomienda hacer ejercicio al menos 3 veces por semana para que se obtengan resultados, si puede ser más, mejor. Pero lo importante, es que ese tiempo que le dediquemos al ejercicio, sea de calidad.

Todos los hábitos saludables que se pueden sumar a nuestras vidas son infinitos. Todos nos ayudan a encontrar bienestar, a sentirnos vivos, a obtener más energía y es importante mantenerlos en el tiempo para que sean parte de nosotros.