El 31 de mayo es el día de la Concientización a No fumar. En esta nota veremos cómo el cigarrillo afecta a personas que lo fuman y a quienes los rodean.

Ellos se denominan fumadores pasivos. Los mismos se ven más perjudicados y expuestos a los daños del cigarrillo que los mismos fumadores, denominados activos. Te contamos porqué:

¿Sabías que la persona fumadora, en una calada solo inhala el 15% del humo de cigarrillo? ¿Y el resto? El 85% que expulsa al ambiente es tomado por el fumador pasivo.

También, es oportuno saber, que la OMS (Organización Mundial de la Salud) afirma que un cigarrillo contiene cerca de 4000 productos químicos que perjudican nuestra salud gravemente.

 

Datos interesantes

  • El fumador pasivo inhala 3 veces más nicotina que el fumador activo
  • A su vez, inhala 3 veces más alquitrán que el fumador activo
  • Y también inhala 5 veces más monóxido de carbono que el fumador activo
  • Si un fumador pasivo se expone a una hora de humo de cigarrillo, es como si hubiera fumado 3 cigarrillos el mismo.
  • El fumador pasivo se expone a químicos cancerígenos. Principalmente de Nitrosaminas, Alquitrán, Benzopirenos, Naftalina, Aminobifenil, Arsénico, Cadmio, Cloruro de vinilo y Cromo.

 

Los más afectados: bebés, niños y embarazadas:

  • Hay datos que demuestran que el motivo del fallecimiento de bebés lactantes es la afección impulsada por la exposición al cigarrillo. En el caso de los niños, pueden padecer enfermedades pulmonares, problemas respiratorios como el asma, otitis y tendencia a convertirse en fumadores en su adolescencia debido a la adicción generada en contra de su voluntad.
  • A su vez, las mujeres embarazadas pueden tener bebés prematuros, con malformaciones o de bajo peso.
  • Por último, cabe destacar que las mascotas pueden tener efectos adversos al estar expuestos al humo nocivo del cigarrillo. Está demostrado que produce efectos cancerígenos en ellos.

 

Consecuencias físicas y psicológicas de ser un fumador pasivo

  • Consecuencias palpables a corto plazo como, tos, problemas en las encías y dentadura, dolor de cabeza, mareos y ardor de garganta.
  • A mediano plazo, el cigarrillo puede producir asma, hipertensión arterial, infartos, enfisema pulmonar, infertilidad, arteriosclerosis.
  • A largo plazo, se pudo comprobar que los fumadores pasivos pueden padecer cáncer pulmonar, de estómago, de lengua, de boca, de esófago, de mama y garganta.
  • En términos emocionales, se pueden adquirir problemas de conducta desde temprana edad, problemas cognitivos, ansiedad, baja autoestima, codependencia y múltiples carencias emocionales.

 

Por eso, en el mes de la Concientización a No fumar, apreciemos nuestra vida. Reflexionemos sobre las decisiones que afectan nuestro propio cuerpo de manera negativa y respetemos la decisión de nuestros seres queridos de vivir sanamente.