¿Qué son los filtros físicos?

Los filtros físicos, minerales o inorgánicos, actúan a modo de pantalla reflejando la luz. No pueden ser absorbidos por la piel, por lo que están exentos de alergias. Entre los ingredientes se encuentran óxido de zinc, óxido de hierro, caolín, mica, talco y dióxido de titanio.

Pero, en torno a su “cosmeticidad”, suelen dejar la piel blanquecina, así que la industria creó el formato "nano" de los ingredientes. Es decir, el filtro se encuentra en nanopartículas (absorbidas parcialmente por la piel) que dejan la piel menos blanca y resultan menos untuosos y más agradables en su uso.

¿Para quién?

Los filtros físicos están especialmente pensados para quienes tienen problemas dermatológicos como piel sensible, dermatitis atópica o alergia solar. También para niños, sobre todo menores de 3 años. A partir de esta edad, pueden combinarse con los filtros químicos.

¿En qué se diferencian de los filtros químicos?

Tienen la función de transformar la radiación solar en calor. No la refleja, como los físicos, sino que la “desvían”. Al contrario de lo que sucede con los filtros físicos, que no son absorbidos por la piel, estos sí se absorben y pueden provocar alergias en una piel sensible o con tendencia a la reactividad.

Este punto lo compensan con su uso cosmético. Mucho más agradables en la aplicación, fáciles de extender, de rápida absorción, menos untuosos y más “aterciopelados”.

Los más populares: benzofenones, oxibenzona, cinamatos, tinosorb, mexoryl.

 Cuanto mayor es el SPF en una crema solar con filtros químicos, mayor concentración de ingredientes potencialmente tóxicos o con facilidad de reacción en pieles más sensibles.

¿Entonces, cuál elegir?

Los mejores son los que contienen tanto filtros físicos como químicos, y de alto FPS, 40 ó más.

¿Cuándo aplicar protector solar?

De 15 a 30 minutos antes de exponerse al sol, y renovar cada 2 horas. El protector debe cubrir toda la superficie del cuerpo, sin olvidar zonas como orejas o cuero cabelludo, en caso de calvicie o en niños. Para renovarlo no es necesario lavarse la cara previamente. 

Aplicar una capa generosa cada vez sobre la piel seca.

Evitar, en lo posible, las horas de máxima intensidad solar. Entre las 12 y las 4 p. m. la intensidad de los rayos es muy superior al resto del día.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.