Bajo ese lema se ha llevado a cabo la Semana de la Lactancia Materna 2019, celebrada del 1 al 7 de agosto y que busca conmemorar la Declaración de Innocenti que se firmó en 1990. 

Esta semana es celebrada a nivel mundial y este año está  “destinada a fomentar la lactancia materna, o natural, y a mejorar la salud de los bebés de todo el mundo”. (OMS) 

 

Se conmemora 

En 1990 se firmó la Declaración de Innocenti, con la que se protege, promociona y apoya la lactancia materna a lo largo y ancho del mundo. Y ésta reconoce qué: 

“La Lactancia Materna es un proceso único que:

  • Provee una nutrición ideal para los niños y contribuye a su saludable crecimiento y desarrollo
  • Reduce la incidencia y la severidad de las enfermedades infecciosas, por lo tanto disminuyendo la morbilidad y la mortalidad infantil
  • Contribuye a la salud de la mujer reduciendo el riesgo de cáncer ovárico y del pecho y por aumentar el espaciamiento entre embarazos
  • Provee beneficios sociales y económicos a la familia y a la nación
  • Provee a la mayoría de las mujeres con un sentido de satisfacción cuando hay lactancia exitosa.” (DECLARACIÓN DE INNOCENTI)

El lema y su objetivo 

El lema del 2019, busca exigir normas equitativas en cuanto al género y busca generar conciencia sobre la importancia de la lactancia materna, como también incentivar a las instituciones a fomentar la lactancia y así mejorar el índice del mismo. 

La lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita. La OMS la recomienda como modo exclusivo de alimentación durante los 6 primeros meses de vida; a partir de entonces se recomienda seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo, complementada adecuadamente con otros alimentos inocuos. (OMS)