El 29 de septiembre es el día internacional del corazón y desde el Grupo Del Plata Salud te traemos una serie de recomendaciones del Cardiólogo Alejandro Saracco.

La hipertensión arterial es considerada una de las patologías más importantes dentro de la cardiología. Todo el sistema circulatorio se ve afectado por la hipertensión por eso durante años se ha estudiado y se establecieron límites de valores a partir de los que se considera patológico: no hay que superar los 140/90.

Cuidar la salud implica conocer las enfermedades y sus síntomas pero también los mitos a su alrededor para poder prevenirlas. Uno de las creencias más generalizadas en cuanto a la hipertensión es que “de la nada” uno se siente mal y termina con un infarto. Esto se debe a que los síntomas que presenta la presión alta son casi imperceptibles. Según Alejandro Saracco, médico cardiólogo:

“En la hipertensión los pacientes pueden tener 15 o 16 de presión y estar lo más bien, sin ningun tipo de síntoma. Pero hay una alteración vascular que con el tiempo empieza a generar daños en los vasos sanguíneos. Por eso se lo conoce como el asesino silencioso”.

“Las enfermedades cardiovasculares son el primer motivo de muerte en el mundo”

La forma de prevenir la hipertensión o controlarla es a través de los factores de riesgo que afectan el sistema vascular. El Dr. Saracco recomienda controlar los niveles de colesterol y azúcar, evitar el sendetarismo y la obesidad, abandonar hábitos dañinos como el tabaquismo y utilizar técnicas de gestión del estrés.

“Si no se sostienen buenos hábitos, con los años vemos que nuestra salud empeora. Por eso es más frecuente detectar hipertensión en personas grandes, sin embargo estos factores de riesgo, con el estilo de vida que llevamos, se van presentando en personas cada vez más jóvenes”.

Además, el especialista advirtió que la hipertensión afecta tanto a los hombres como a las mujeres. Es un mito generalizado que son los varones quienes más sufren de infartos, porque “En el inconciente colectivo la mujer tenía marcado a fuego que tenía que ir al ginecologo porque ha habido una educación médica sobre el tema. La enfermedad cardiovascular en la mujer también es el primer motivo de muerte, todos los factores de riesgo afectan a las mujeres por igual e incluso hay que pensar en el doble trabajo que tiene. El estrés de la mujer actual, ese doble esfuerzo y la multitarea llegan a un momento en el que genera un desborde”.

“Para colmo, la sintomatologia de las mujeres no es tan exacta como la del hombre, por la tolerancia que tiene la mujer a los dolores. Además como es sabido las mujeres están a cargo de las tareas de cuidado por lo que posponen la consultas por dolores, y a veces resulta que tuvo un infarto”.

El Dr. Saracco comenta que los hombres “gracias al miedo al infarto, el bajo umbral al dolor y que tiene una persona en casa que lo lleva al hospital, suele salvarse”. Pero en el caso de la mujer, suele posponerse la atención, minimizar los sintomas, por eso es importante revalorizar la atención cardiovascular en las mujeres y saber detectar los sintomas sin subestimarlos.

Algunos de los síntomas clásicos de los infartos suelen ser dolor opresivo en el pecho, que se irradía a los hombros, al cuello, a la mandíbula, que puede ser desencadenado por el esfuerzo o estrés.Durante el reposo se presenta sensación de aplastamiento que puede llegar a la espalda, las muñecas, se acompaña con sudoración.

En ocasiones, los síntomas se confunden con problemas digestivos. Saracco explica que los infartos localizados en la parte baja del corazón dan sintomatología digestiva: “tenemos vómitos o nausaeas y pensamos que algo nos calló mal”.

Ante la duda, si una persona tiene un factor de riesgo, lo primero que hay que hacer es ir al hospital. Llegado el paciente a la guardia, en la primera media se hacer  un electrocardiograma y a partir de ahí en los próximos 45 minutos, entrar en tratamiento.

“Siempre hay que consultar, porque se ha visto que los pacientes llegan con varias horas de infartos porque tenían miedo de ir a la consulta en el hospital. El miedo paraliza y no nos deja pensar. Si tenemos que sostener el “quedate en casa”, pero si tenes un síntoma de infarto, anda al hospital”.